Inicio > En profundidad > En profundidad: El lado bueno de las cosas

En profundidad: El lado bueno de las cosas

FICHA TÉCNICA:

Dirección: David O. Russell

Guión: David O. Russell, Matthew Quick (Novela)

Producción: George Parra, Bob Weinstein, David O. Russell

Música: Danny Elfman

Fotografía: Masanobu Takayanagi

Montaje: Jay Cassidy, Crispin Struthers                                           

Diseño de vestuario: Mark Bridges

FICHA ARTÍSTICA:

Pat: Bradley Cooper

Tiffany: Jennifer Lawrence

Pat Sr.: Robert De Niro

Dolores: Jacki Weaver

Danny: Chris Tucker

Dr. Cliff Patel: Anupam Kher

Argumento:

Pat acaba de cumplir casi un año internado en un psiquiátrico debido a un desequilibrio mental detectado a raíz de un episodio violento. No tiene trabajo, su mujer quiere el divorcio y sufre crisis episódicas de paranoia. Retomar su vida le parece tarea imposible. Hasta que conoce a Tiffany, quien le ofrece colaborar juntos en un proyecto para combatir los problemas de ambos.

 

Una amable comedia en la que destacan los actores, incluyendo los secundarios (y sí, también a un sorprendente Chris Tucker, al menos para el que suscribe) con un guión a la altura de los tiempos que corren. Por medio de unos excéntricos personajes iremos riéndonos, incluso cuestionándonos, el modelo de pareja y de convivencia que se espera en la sociedad actual. No todo son gags y momentos divertidos, hay tiempo para el melodrama, porque detrás de los problemas, hay una persona que lucha por superarlos. En ese sentido, es de agradecer que a veces se trate con respeto a unos personajes que  en ningún momento caen en la parodia.

Se trata de un film que desde su inicio busca la complicidad del espectador, es lo que tienen las comedias y esta lo es, al menos  como vuelta de tuerca de la clásica fórmula en la que dos perdedores, gente que no encaja, encuentran su lugar. En éste caso la fórmula es algo retorcida ya que nos encontramos con unos personajes cuyo fracaso social se define por el hecho de que se salieron de las convenciones sociales en su momento, o bien presentan serios problemas emocionales.

Por desgracia todo esto  se desinfla al final, donde regresan todos los convencionalismos del género, dejando la sensación de que se podía haber logrado más. Porque si bien los personajes huyen en un principio de arquetipos, el último tramo de la cinta es tan previsible como desesperante y políticamente correcto. Y eso sí es lo típico del género.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 25/01/2013 en 13:52

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: