Inicio > En profundidad > En profundidad: El último desafío

En profundidad: El último desafío

En profundidad: El último desafío

FICHA TÉCNICA:

Dirección: Jee-woon Kim

Guión: Andrew Knauer, Jeffrey Nachmanoff

Música: Mowg

Casting: Jo Edna Boldin, Ronna Kress

Edición: Steven Kemper                                

Diseño de producción: Franco-Giacomo Carbone

Dirección artística: James F. Oberlander

FICHA ARTÍSTICA:

Ray Owens: Arnold Schwarzenegger                      

Agente John Bannister: Forest Whitaker

Burrell: Peter Stormare

Gabriel Cortez: Eduardo Noriega

Mike Figuerola: Luis Guzmán

Sarah Torrance: Jaimie Alexander

Argumento:

La huida de un peligroso cártel de la droga, Gabriel Guzmán, pone en alerta al dispositivo policial que debe evitar a toda costa que el criminal huya a México. Cortez no dará tregua a los agentes debido a sus habilidades, pero Ray Owens, un sheriff local,  será quien le plante cara. Desde ese momento, los planes de Cortez se encontrarán en problemas.

El retorno a los cines del actor Schwarzenegger es una propuesta llena de adrenalina desde el comienzo hasta el final. Hasta ahí, nada nuevo. Por supuesto, él es la estrella absoluta, rodeado de un buen plantel de secundarios que dinamizan, cada uno en su rol, los diferentes sucesos de una trama llena de violencia. La imagen del sheriff fronterizo, aquel que ha huido de la vida mundana como policía de ciudad nos retrotrae a los western más clásicos y por supuesto a la imagen del héroe americano por excelencia. Una imagen siempre conservadora y paternalista que en esta ocasión tiene un rostro de hierro.

 

Porque esta vez el sheriff conoce su particular “corazón de las tinieblas” y aunque no le gusta, está preparado “para lo que se avecina”. Y lo que se avecina es un ciclón interpretado por Eduardo Noriega en su papel de latino (y no pretendo sugerir nada) peligroso, muy peligroso y frío, ayudado por un ejército y por una mano derecha implacable y cruel. Los malos aquí tienen muchos medios y pocos escrúpulos. La vida de un tranquilo pueblo fronterizo, con sus afables habitantes, se ve envuelta en una batalla campal.

 

Y por supuesto que a uno le vienen a la memoria los western de Eastwood, John Ford, Peckimpah  y (como no) Howard Hawks y Rio Bravo, pero la actitud de granito del personaje principal  y todas las secuencias que caen en la autoparodia terminan por hacer del film un entretenimiento lleno de chascarrillos y algún que otro momento de vergüenza ajena. Así que si lo que quieres es ver un homenaje al cine clásico, sal huyendo, pero si lo que buscas es reír en una fiesta que a veces se pierde en inexplicables sucesos, ésta es la tuya.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 01/02/2013 en 12:30

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: