Inicio > En profundidad, Festivales > 10º Muestra SyFy: Jueves

10º Muestra SyFy: Jueves

Oz, un mundo de fantasía

La Muestra de cine fantástico que organiza el canal especializado SyFy llega a su décima edición en plena forma, con llenazo total el día de su inauguración, y gran expectación por lo que está por venir. Siguiendo la tradición comenzada el año pasado, la primera jornada nos ponía en bandeja dos propuestas completamente distintas, pero igualmente atractivas. Por un lado, el preestreno de Oz, un mundo de fantasía, de Sam Raimi y, por otro, la proyección del clásico de F.W. Murnau, Nosferatu acompañado por la música en directo de la banda Prin’La Lá.

A pesar de lo atractivo de ambas propuestas, nosotros optamos por acudir al preestreno de Raimi, ya que no habíamos tenido la ocasión de visionar la película anteriormente. La abarrotada sala 1 del cine Callao, en pleno centro de la capital, presentaba un ambiente más digno de festival veraniego que de sala de cine, con mucha animación y gente con ganas de pasarlo bien. La Muestra fue inaugurada por el presidente de SyFy en España, que en un ejercicio de contención, limitó su discurso a agradecer a todos los que hacen posible el evento, desde los azafatos hasta los restauradores y, como no, al fiel público que ha hecho de esta Muestra ya una tradición entre los amantes del cine de género de Madrid. A continuación pudimos ver a una Macarena Gómez (La que se avecina), un poco perdida, sustituyendo a Leticia Dolera, la habitual presentadora de la cita, repasando el programa de este año.

Pero vayamos al grano. Oz, un mundo de fantasía nos cuenta los orígenes del Mago de Oz, pero por desgracia, no llega en ningún momento al nivel de magia de la cinta original. Claro que, tampoco sé si lo pretende ya que, la cinta de Sam Raimi parece más un despropósito hecho a cachondeo, que una cinta de target infantil con mensaje profundo, como fue su predecesora.

Lo del despropósito viene a cuento del hecho de que todo en la cinta sea histriónico hasta el punto de llegar a preguntarse qué tipo de drogas consumen en Disney para que les salgan estos productos. Y es que, uno pensaría que actores como James Franco, Rachel Weisz, Mila Kunis y Michelle Williams pueden salvar ellos solos un guión tan simple como el de esta película, pero todos ellos están sobreactuados de tal manera que casi hace pensar que está hecho a posta.  Quizás, el mayor problema de la película es que no llegas a empatizar con ninguno de los personajes, mas que con el simpático mono y la muñeca de porcelana que tienen algunos de los momentos más divertidos de la película.

La correlación entre el blanco y negro de Kansas y el color ultrasaturado de Oz no se explica en ningún momento, y es uno de los grandes fallos del guión, dado que los personajes de un mundo son espejo de los del otro. La transformación de Theodora en la Bruja mala del Oeste, una de las premisas más interesantes de la historia, está tratada de forma superficial y falta del calado emocional que merece.

Lo curioso de esta cinta es que, a pesar de todos sus defectos, se disfruta. A lo mejor se disfruta por los motivos equivocados, pero se disfruta.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 08/03/2013 en 15:10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: