Inicio > En profundidad > En profundidad: El Hombre Tranquilo

En profundidad: El Hombre Tranquilo

FICHA TÉCNICA:

Dirección: John Ford

Guión: Frank S. Nugent (Guión), Maurice Walsh  (Novela)

Producción: Merian C. Cooper y John Ford

Música: Victor Young

Dirección artística: Frank Hotaling

Fotografía: Winton C. Hoch

Vestuario: Adele Palmer

Diseño de Producción: Sven Wichmann

FICHA ARTÍSTICA:

Sean Thornton: John Wayne

Mary Kate Danaher: Maureen O’Hara

Michaleen Oge Flynn: Barry Fitzgerald

Father Peter Lonergan: Ward Bond

The Widow Sarah Tillane: Mildred Natwick

Argumento:

Sean Thornton regresa a la tierra de sus antepasados en Irlanda con la intención de establecerse allí tras haber ganado cierto dinero. Nada más llegar queda enamorado del lugar y de la hija de Danaher, un adinerado local, con el que iniciará una rivalidad en la que no desea participar. A Thornton le resultará desde ese momento bastante difícil escapar de las tradiciones del lugar. Por suerte sabrá ganarse la amistad y la admiración de sus habitantes.

El Hombre Tranquilo (1952), es uno de esos títulos que, a poco que se sepa de cine, evocan siempre una gran sonrisa. Su responsable, John Ford, no necesita presentación. Su firma resulta de las más influyentes del cine y autores tan distantes como Spielberg o Godard se rindieron ante el saber y oficio de uno de los mayores maestros del cine. Ésta película, junto con La Diligencia o Centauros del Desierto es un buen ejemplo de por qué.

Un bucólico ambiente pastoril encierra una puesta en escena coral que en apenas dos horas ya ha instalado una serie de icónicos personajes representativos e inolvidables. Tenemos al borracho casamentero, a los dos párrocos (el cristiano y el protestante) la viuda rica, el cacique local y el escenario, un idílico paisaje que es un personaje más, lo mismo ocurre con la taberna y sus parroquianos. El retorno a los orígenes de Thornton le llevará a una confrontación no deseada con las tradiciones del lugar, rígidas y conservadoras, machistas, incluso, en un mundo de hombres. Eso puede sorprender  hoy día, la alegría con el que ciertas escenas se suceden. Pero el espectador no debe despistarse.

En ésta comedia romántica que acaba siendo comedia alocada se vapulean todas las convenciones, los ideales y las ideas preconcebidas para aclarar que las personas son ante todo personas. Es un placer ésta iniciativa de los cines Verdi mediante la cual podemos disfrutar del reestreno de éste enorme clásico apenas una semana, eso sí, totalmente restaurada, digitalizada y a color. Eso sí que es algo “Impetuoso… homérico”.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: