Inicio > En profundidad > En profundidad: Laurence Anyways

En profundidad: Laurence Anyways

FICHA TÉCNICA:

Dirección: Xavier Dolan

Guión: Xavier Dolan

Producción: Lyse Lafontaine

Fotografía: Yves Belanger

Montaje: Xavier Dolan

FICHA ARTÍSTICA:

Laurence: Melvil Paupaud

Fred: Suzanne Clément

Julienne: Nathalie Baye

Stéphanie: Monia Chokri

Argumento:

En plena década de los 90, Laurence anuncia a Fred, su novia, que quiere convertirse en mujer. Se enfrentan, contra viento y marea, y quizá contra ellos mismos, a los prejuicios de su entorno, resisten a la influencia familiar y desafían las fobias de una sociedad a la que incomodan. Durante diez años intentan sobrevivir a esta transición y se embarcan en una aventura épica cuyo precio parece ser su propia pérdida.

A veces me pregunto cómo alguien tan joven como Xavier Dolan, el director y guionista de esta película, es capaz de hacer semejantes cosas con tan solo 23 años. El niño prodigio del cine franco-canadiense nos vuelve a presentar una historia sorprendente, sin complejos, valiente y de alto contenido emocional y estético.

Ambientada desde finales de los 80 hasta el año 2000, Laurence Anyways es sobretodo, una gran historia de amor, de esas que, como el propio director afirma, solo existen en las películas y en la literatura. Laurence y Fred representan la quintaesencia de los amores locos e imposibles, pero reales. Amores que van más allá de los convencionalismos sociales y de la biología, pero que al mismo tiempo, se ven ciertamente aplastados por estos.  La transexualidad es un tema todavía tabú en nuestra sociedad, y apenas tratado en el arte, así que encontrarse un reflejo como este, en el que somos partícipes de la odisea de nuestro protagonista por encontrar su propia identidad, su verdadero yo, a pesar de que eso suponga enfrentarse a su familia y el riesgo de perder a su alma gemela, es un soplo de aire fresco en esta industria que acostumbra a contarnos la misma historia una vez detrás de otra.

Y, por si la desgarradora historia no bastara por sí misma para encandilarnos, Dolan hace uso de su ya usual estilo visual, en el que el colorismo destaca por encima de todo, sacándole el máximo partido a la estética particular de la década -aunque aquí se notan los pocos años de Dolan, ya que 80’s y 90’s aparecen algo mezclados – y utilizando todo tipo de formatos – del videoclip al lenguaje publicitario – para que el conjunto resulte una experiencia sensorial, más que una película puramente narrativa. Uno de los estrenos independientes más llamativos de lo que llevamos de año, y un director al que hay que seguir la pista muy de cerca.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. 21/06/2013 a las 18:00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: